Buena higiene personal

Las medidas básicas de higiene son tan importantes como obvias que suenan. Las manos tocan muchas superficies y pueden recoger virus. Lavarse las manos durante un mínimo de 20 segundos con agua y jabón puede prevenir la propagación de los virus.
Tareas simples como lavarse las manos, vacunarse contra la gripe y quedarse en casa cuando se está enfermo pueden marcar una gran diferencia. Tose y estornuda en un pañuelo de papel o en el codo y luego lávate las manos. Mantén las manos alejadas de la cara.
Limpie con frecuencia las superficies que se tocan en su casa, incluyendo el equipo médico y de movilidad que utiliza su ser querido, como andadores, bastones y pasamanos.