Trabajando en casa

El movimiento mundial de trabajo desde el hogar destinado a mantener la producción y la eficiencia durante la pandemia de COVID-19 podría en realidad generar una caída de la productividad mundial y amenazar el crecimiento económico durante muchos años.

Algunas cosas que pueden ayudar a detener la disminución de la productividad son los chequeos regulares entre los gerentes y sus equipos; el mantenimiento de horarios que se esfuerzan por separar la vida laboral de la vida familiar, y la colaboración con los colegas en videollamadas en lugar de llamadas telefónicas.